Navegación en Málaga, Barcelona, Canarias,...

Málaga

Cuenta con un puerto comercial para barcos de gran eslora. La provincia de Málaga se sitúa al sur de la costa mediterránea, en la Costa del Sol, entre las provincias de Granada y Cádiz, y limitando al norte con las de Córdoba y Sevilla. Este municipio forma parte de la Comunidad Autónoma de Andalucía y su clima suave es ideal para poder disfrutar del alquiler de barcos en Málaga.
La brisa procedente del Mediterráneo hace que las temperaturas veraniegas sean inferiores a las de otras zonas del interior de Andalucía, mientras que los montes de Málaga forman una barrera natural que la protege del frío durante el invierno.

Navegación

La ciudad se encuentra prácticamente rodeada por formaciones montañosas, lo que determina que el régimen de vientos que presenta la zona sea así de particular. Al igual que en otras localidades costeras que presentan un asentamiento similar, son dos los vientos dominantes que soplan en la zona: los de levante, de componente este; y los de poniente, de componente oeste.

Existen numerosos puntos de amarre disponibles en la Costa del Sol, con Marbella al sur y Almería al este. Además, hay gran cantidad de calas y de bahías, así como de pequeños puertos a lo largo de la costa.

Canarias

En Canarias se destaca la agradable temperatura, tiene un clima subtropical con diferencias climáticas y microclimas; debido a la influencia de los vientos alisios, la desigualdad de altitud y otros factores que modifican la temperatura. Así se va del agradable calor del litoral, a la humedad de los valles, sumando la aridez de las costas, para encontrar un mar de nubes.
La variedad de ecosistemas y microclimas favorencen la existencia de diversas especies, muchas de ellas protegidas como las palomas de laurisilva -rabiche y turqué, el lagarto llamado Tizón, el pinzón azul o el águila pescadora.
Esta riqueza natural invita a un sin fin de experiencias al aire libre. El visitante en cualquier época del año disfrutará de todas las posibilidades que brindan las Islas Canarias, podrá hacer senderimo, ir a caballo o en camello, practicar cicloturismo, descender por barrancos, escalar paredes, practicar toda clase de deportes náuticos o simplente abandonarse al descanso en playas de arena dorada y blanca.

Navegación

Las Islas Canarias es un archipiélago del Océano Atlántico, se compone de siete islas principales: El Hierro, La Gomera, La Palma y Tenerife que forman la provincia de Santa Cruz de Tenerife, y Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canaria que constituyen la provincia de Las Palmas. También forman parte de las Islas Canarias el archipiélago de Chinijo (La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste) y la Isla de Lobos, todos pertenecientes a Las Palmas, siendo La Graciosa la única habitada.

El clima es subtropical oceánico, con temperaturas mitigadas todo el año por el mar y en verano por los vientos alisios. Los vientos suelen soplar con mayor frecuencia del noreste, vientos que si bien no suelen dejar precipitaciones, si reportan humedad a las zonas orientadas hacia ese lugar, formándose el ya citado mar de nubes en zonas medias y altas.

Los vientos del levante, siroco, suelen ir acompañado de calima, es decir, polvo en suspensión procedente del desierto del Sáhara, alcanzando a veces una gran densidad.

Barcelona

Se ubica a orillas del mar Mediterraneo a unos 120 Km al sur de la cadena montañosa de los Pirineos y de la frontera con Francia en un pequeño llano litoral limitado por el mar al este, la sierra de Collserola al oeste, el rio Llobregat al sur y el rio Besos al norte.

Las temperaturas son cálidas en verano y frescas en invierno, con una escasa oscilación térmica diaria, que ronda los 8°C de media. La amplitud térmica anual se sitúa en torno a los 15°C, siendo menor que en otras zonas del interior peninsular debido a la condición marítima de la ciudad. La temperatura media en Barcelona se sitúa al rededor de los 16°C siendo algo mayor en las zonas urbanas que en otras zonas colindantes no tan densamente urbanizadas, debido al efecto de Isla del calor y siendo menores en las zonas montañosas.